marxista SIN STARLIN

lunes, 3 de julio de 2017

send email
print this page

Ramoncín: "No me gusta Stalin, pero me siento marxista

Quedamos en Leturiaga, mítica tienda de instrumentos rockeros en el centro de Madrid. A los 15 minutos, ocurre un pequeño milagro: el personaje al que España disfruta odiando te conquista con argumentos sólidos y estilo de barrio. Esta vez presenta Quemando el tiempo, una caja de tres cedés más DVD, con grandes éxitos y rarezas acústicas. Te empiezas a ablandar la noche antes, viendo Una vida en el filo, el documental que incluye la caja. Estamos ante un chico de abajo que triunfa contra viento, marea y ejecutivos discográficos sin escrúpulos. «Uno me pidió una moto y le di una robada, para que le pillaran», explica.
Bueno, más que documental se trata de un publirreportaje, ya que no hay preguntas o testimonios que le cuestionen. Pero pensar en él como rockero, en vez de como personaje mediático, ayuda a disfrutar de himnos como la destemplada Marica de terciopelo, la vulnerable Como un susurro y la popular Hormigón, mujeres y alcohol, clásico del subidón etílico que no todo el mundo identifica con su autor, ni con su título (la llaman Litros de alcohol). Es hora de reconocer las puertas que abrió Ramoncín.

Eres de Delicias, pero mucha gente te identifica con Vallecas.
Mi primer grupo ensayaba en los pesebres de una vaquería del barrio. En 1978 me nombraron Hijo de Vallecas porque sí. Mis compañeros para recibir este honor fueron el jugador del Rayo Felines, Francisco Umbral, El Lute, y Dolores Ibarruri Pasionaria. Supongo que para Pasionaria un punk con el ojo pintado era todo lo contrario de un buen trabajador y un buen comunista.
¿Cómo te defines políticamente?
No me gusta Stalin, pero me siento marxista. Conviene leer a Marx, aunque seas de extrema derecha. Sus textos abren debates centrales de nuestra época: cómo se generan las plusvalías, quién reparte la riqueza que producen los trabajadores, por qué aumenta la desigualdad... El otro día leí que el dueño de Telepizza cobra 800 veces más que un repartidor. Eso es capitalismo salvaje. Las diferencias no pueden ser tan bestias.
Se te suele retratar como un rebelde, pero estás rodeado de ganadores, desde Felipe González hasta Loquillo. Haces punk en un país de derechas, pero sales en TV desde el comienzo de tu carrera.
Sí, debuté en 1978 tocando en directo Marica de terciopelo. No sé por qué, la tele se fijó en mí. Jesús Hermida me llamó para Su turno, un programa de debate. El plató era una olla a presión. La polémica era Copla contra rock y tenía enfrente a Lola Flores, Lauren Postigo y Conchita Piquer. Me pasé la primera parte del programa callado. No entendía nada, pero algo me iluminó y comprendí que no tenía sentido gritar ni acelerarse. En la segunda parte le pregunté a Lola Flores cómo se permitía hablar de Lorca cuando ella actuaba en las fiestas de Carmen Polo en El Pardo. Le recordé que era una franquista. Cuando terminó, Hermida me dijo que era un rockero con el tempo perfecto para televisión.
Durante mucho tiempo, fuiste la persona más odiada de España.
Sí, por defender los derechos de autor. Estaba seguro de hacer lo correcto, pero hay niveles de presión insoportables. Por ejemplo, que te tiren piedras y cedés cortados como una estrella ninja en el Viña Rock 2006. En la siguiente reunión de SGAE dije que lo dejaba. Pero no me retiré por Viña Rock, sino al encontrarme en el AVE a un artista muy auténtico que me dijo que estaba «en contra el canon de Teddy [Bautista]». Respondí que él era el músico que más había recaudado por el canon en los dos últimos ejercicios y no me constaba que lo hubiera donado a los huérfanos. ¿Me estaba dejando partir la cara por gente así? Me sentí gilipollas.
¿Estás seguro de que es buena idea que te respalde Felipe González en el documental?
De Felipe se pueden decir muchas cosas, pero en 1980 había que ir a buscarle a sótanos y tabernas. Y en la época de la universidad tratarle te podía costar la cárcel. Cuando gana en 1982 mi sensación fue que nosotros habíamos llegado al poder. Mi abuelo, mi viejo, los trabajadores de la Renfe de Delicias tenían la misma impresión porque cada Primero de mayo la policía tomaba el barrio. A mí, por parar a atarme los zapatos, un gris me metió una hostia descomunal. Tenía los dedos como un muestrario de consoladores. El sistema temía a los trabajadores. Todos le votamos y le llevamos al balcón del Palace.
¿Qué te parece su relación con el Ibex 35? ¿Entiendes el rechazo?
Sí. Cuando quedo con Felipe, me siento y escucho. Es mi amigo y le apoyo hasta cuando se equivoca. Sé que soy de los que más se ha peleado con él. No estuve de acuerdo con el ingreso en la OTAN, ni con su actitud ante la huelga general. Le reprochaba la mili obligatoria y él me ponía al teléfono a Helmut Kohl, que me explicaba que era un método más democrático que un servicio militar donde sólo fueran los pobres. Para Kohl, el ejército necesitaba soldados y también ingenieros, por eso tenían que ir los jóvenes que más estudiaran. No quería una mili donde sólo se apuntase quien no valía para otra cosa.
Mucha gente percibe que el rock ha pasado de ser algo emancipador a convertirse en la banda sonora del sistema. Ahora hay festivales patrocinados por bancos (BBK) y artistas como Loquillo, que anuncia Gas Natural en plena crisis de pobreza energética y el Banco de Sabadell en tiempo de desahucios.
Muchas veces pienso que a Janis Joplin no le gustaría que su familia ceda canciones para un anuncio de ING Direct. O que siempre perdonamos a Bob Dylan, Dios todopoderoso, que también anuncia bancos. En mi caso no he virado a la derecha. Alguna vez me sentaré con Loquillo, que es amigo a muerte, y le preguntaré cuánto le han pagado. Nosotros no somos tan ricos como Springsteen. Te puedo decir que si a mí me llaman el Sabadell o Gas Natural no aceptaré. Lo que me preocupa es que ningún chaval de los realities escoja tocar una canción de los Rolling Stones. No digamos ya de rock nacional. Me gustaría ver una edición de La Voz con Rosendo, Calamaro y Bunbury. El problema no es sólo la derechización, sino que el rock ha perdido su sitio
Recomiendalo:

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
© Copyright 2012-2015 PeriodicoMacorix.com All Rights Reserved. Desing by MartinGraphStudio