sábado, 28 de enero de 2017

send email
print this page

             Nietzsche nos dice "Dios ha muerto


Continúo con mi "especial", por decirlo así, de filosofía alemana con uno de los filósofos más influyentes y polémicos de Alemania, y posiblemente, de la historia de la filosofía, el filósofo muchas veces denominado "anticristo", "asesino de Dios", es decir, el nacido Röcken, Friedrich Nietzsche. Nietzsche fue un filósofo excepcional, tanto como Kant o Hegel, cambió otra vez la forma de ver el mundo ¿tanto hizo? Desde mi punto de vista sí, tuvo algo que muchos filósofos no han tenido, una fuerza en sus expresiones, lo que ha hecho que queden en el olvido. muerto


Nietzsche, entre muchos temas que tocó en su vasto camino filosófico (en cuanto a lo amplio en temas y a lo largo cronológicamente), tocó un tema que me pareció muy importante para un cambio de pensamiento en el siglo XX, un tema que ha sido tan polémico como él (según la opinión de la gente), este tema es encontrado en una frase, esta frase es: "Dios ha muerto", y comenzar


Nietzsche consignó por vez primera la frase «Dios ha muerto» en el tercer libro de la obra La ciencia jocunda [La gaya ciencia], publicada en 1882, Con esa obra empieza el camino de Nietzsche hacia la elaboración de su postura metafísica fundamental. Entre esa obra y el vano esfuerzo por configurar la obra principal proyectada se publicó Así habló Zarathustra. La obra principal proyectada no se terminó nunca. Provisionalmente debía llevar el título de La voluntad de poder y se le dio el subtítulo de «Ensayo de una subversión de todos los valores». 

¿Dios ha muerto? ¡Qué demonios! ¿Cómo ese tal Nietzsche se atreve a decir que el único ser en el que creo está muerto?" —es lo que podrían decir algunas personas muy apegadas con su religión, por eso es que quiero, con este post, aclarar la frase. La frase no comienza con Nietzsche, primero que todo, comienza con el padre de la filosofía alemana, el señor "G.W.F Hegel", en su mayor libro "La fenomenología del espíritu", pero con un uso no tan similar al de Nietzsche. Con Nietzsche es asimilada esta frase, el porqué es muy simple, él no la tomó sólo como una frase, la tomó como un tema relevante dentro de su filosofía y la filosofía en general. 


Nietzsche nos dice "Dios ha muerto"Entonces, ¿qué significa que Dios haya muerto? El significado de esta frase sólo se encuentra si a analizas bien, si sabes en qué contexto y cómo era Nietzsche en esa época, o simplemente si averiguas un poco más. La frase quiere decir, tomando un poco de la idea hegeliana, que el concepto teológico, la idea cristiana de Dios ya había muerto, es decir, viendo la Iglesia desde la perspectiva nietzscheana, Dios no sirve de nada positivo moralmente, dado a que tiene valores débiles: compasión, esperanza, entre otros. Lo cual, para Nietzsche, repito, no era una demostración perfecta de una deidad, porque "ojo", Nietzsche se refiere a la muerte del dios del cristianismo: "Yahveh". é con una breve explicación de la misma.çç


Ya de joven, Nietzsche había acariciado la idea de la muerte de un dios y de la extinción de los dioses. En unos apuntes de la época de la elaboración de su primera obra El nacimiento de la tragedia, escribe Nietzsche (1870): «Creo en la sentencia germánica primitiva: todos los dioses tienen que morir». En su juventud, Hegel menciona, al final del tratado Fe y saber (1802) el «sentimiento en que se funda la religión de los tiempos modernos -el sentimiento: Dios mismo ha muerto...». La frase de Hegel tiene un sentido diferente de la de Nietzsche. Sin embargo, hay entre ambas una relación esencial que se esconde en la esencia de toda metafísica. Al mismo orden de cosas pertenece, aunque por motivos opuestos, la frase de Pascal, tomada de Plutarco: «Le gran Pan est mort» (Pensées,

Si Dios ha muerto, ¿quién llenaría un hueco tan grande? Nietzsche sabía que un hueco tan grande debía ser llenado con algo o alguien, entonces usó la figura del "Übermensch" que en español viene a ser "Superhombre", una de las ideas más criticadas de Nietzsche, para llenar ese hueco. Nietzsche decía que el hombre debía ser superado, correcto, superado, para que las cosas sucedan, hay que hacerlas nosotros mismos y no esperar que algo nos caiga del cielo, quizá también por eso mató a Dios; la idea del "Übermensch" la tocaré con más profundidad próximamente. 

Concluyendo, Nietzsche rompió esquemas filosóficos, se atrevió a hablar con figuras que parecían que iban a estar intactas siempre, su filosofía siempre fue fuerte, tuvo una seguridad en todo lo que hacía, increíble. Nietzsche, con otros factores claro, es filósofo favorito porque siempre siguió su filosofía, porque tuvo una filosofía de superación, después de su trágica niñez, llena de muertes. Porque fue influyente, porque es y será influyente y también porque cambió la filosofía occidental, un maestro, un capo, un filósofo auténtico. 
Bueno, eso fue todo por hoy, espero les haya gustado mi post, si mi información fue errónea en alguna parte, pido disculpas y también pido que me indiquen dónde me equivoqué. Estoy grato de que haya personas que aún gusten de la filosofía. Ya saben, si les gustó mi post, pídanme temas y yo les haré un post sobre tal tema con gusto. Hasta luego. 

Zaratustra

El frenético. - ¿No oísteis hablar de aquel loco que en la mañana radiante encendió una linterna, se fue al mercado y no cesaba de gritar: «¡Busco a Dios ! ¡Busco a Dios !»? Y como allí se juntaban muchos que no creían en Dios, él provocó grandes carcajadas. ¿Se habrá perdido?, decía uno. ¿Se ha escapado como un niño?, decía otro. ¿O estará escondido? ¿Le hacemos miedo? ¿Se embarcó?, ¿emigró?, gritaban mezclando sus risas. El loco saltó en medio de ellos y los atravesó con la mirada. «A dónde fue Dios? -exclamó-, voy a decíroslo. Nosotros lo hemos matado -¡vosotros y yo ! ¡Todos nosotros somos sus asesinos ! Pero, ¿cómo lo hicimos? ¿Cómo pudimos sorber el mar? ¿Quién nos dio la esponja para borrar todo el horizonte? ¿Qué hicimos cuando soltamos esta tierra de su sol? ¿Hacia dónde se mueve ahora? ¿Hacia dónde nos movemos nosotros? ¿Nos alejamos de todos los soles? ¿Nos caemos incesantemente? ¿Y hacia atrás, hacia un lado, hacia adelante, hacia todos los lados? ¿Acaso existe todavía un arriba y un abajo? ¿No vamos como a través de una nada infinita? ¿No nos empaña el espacio vacío? ¿No hace más frío? ¿No viene continuamente noche y más noche? ¿No tenemos que encender linternas en las mañanas? ¿No oímos aún nada del ruido de los sepultureros que enterraron a Dios? ¿No olemos todavía nada de la descomposición divina?- ¡También se descomponen los dioses! ¡Dios ha muerto! ¡Dios sigue muerto! ¡Y nosotros lo hemos matado! ¿Cómo nos consolaríamos, nosotros, los peores de todos los asesinos? Lo más sagrado y poderoso que hasta ahora poseyera el mundo, se ha desangrado bajo nuestros cuchillos -¿quién borrará de nosotros esta sangre? ¿Con qué agua podríamos limpiarnos? ¿Qué fiestas expiatorias, qué juegos sagrados, tendremos que inventar? ¿No es demasiado grande para nosotros la grandeza de esta hazaña? ¿Acaso no será preciso que lleguemos a ser dioses para parecer dignos de ella? Jamás hubo hazaña más grande -¡y quien nazca después de nosotros pertenece, a causa de esta hazaña, a una historia superior a toda la historia anterior !» - Entonces guardó silencio el loco y miró de nuevo a sus oyentes: también ellos guardaban silencio y lo miraban extrañados. Por último, él tiró su linterna al suelo haciéndola pedazos y apagándola. «Vengo demasiado pronto, dijo entonces, todavía no ha llegado la hora. Este enorme acontecimiento está en camino aún y vaga -todavía no ha penetrado hasta los oídos de los hombres. El rayo y el trueno necesitan tiempo, la luz de los astros necesita tiempo, las hazañas necesitan tiempo, aun después de haberse hecho, para ser vistas y oídas. Esta hazaña está más lejos de ellos que las estrellas más distantes -y, no obstante, ¡son ellos quienes las hicieron!». Se refiere todavía que el loco penetró ese mismo día en distintas iglesias y se puso a cantar en ellas su Requiem aeternam deo. Habiéndole hecho salir e interrogado, se limitó a contestar siempre: «¿Qué son pues aún esas iglesias, si ya no son fosas y tumbas de Dios?».

También pueden visitar mis otros post: 

Un ateo de 15 años: Aquí

40 animales geniales: Aquí

Filosofía en el Perú: Augusto Salazar Bondy: Aquí

Filosofía en el Perú: José Carlos Mariátegui: Aquí

¿Existe la auténtica filosofía en Latinoamérica?: Aquí. 

La dialéctica del amo y el esclavo hegeliana: Aquí. 

Criticismo kantiano: Aquí.






Recomiendalo:

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
© Copyright 2012-2015 PeriodicoMacorix.com All Rights Reserved. Desing by MartinGraphStudio