RESCATAN TRES JÓVENES HABÍAN SIDO SECUESTRADAS

miércoles, 8 de mayo de 2013

send email
print this page

Soy Amanda Berry. Estoy libre”

Tres hermanos, de entre 50 y 54 años, han sido detenidos, uno de ellos el dueño de la casa

Las chicas tenían 14, 16 y 20 años cuando desaparecieron


V
"Soy Amanda Berry. Fui secuestrada y llevo desaparecida los últimos 10 años. Estoy aquí y estoy libre, por favor ayúdenme". Esta llamada desesperada en busca de auxilio puso fin, en la tarde del pasado lunes, a los 10 años de cautividad de Amanda Berry, Georgina DeJesus y Michelle Knight. Las tres desaparecieron cuando eran adolescentes, con un intervalo de un año en el mismo barrio, al oeste de Cleveland (Ohio), y fueron halladas por la policía en aparente buen estado de salud en una vivienda muy cerca de donde se las vio por última vez. Junto a las jóvenes, se encontraba una niña de seis años. Las autoridades han detenido al propietario de la casa, Ariel Castro, y a sus dos hermanos en relación con el secuestro.
La llamada de Berry llevó a la policía hasta el 2207 de la Avenida Seymour, la modesta vivienda de dos pisos en la que el FBI, a cargo de la investigación, cree que permanecieron las tres jóvenes, durante estos 10 años. Las autoridades aún no han facilitado ninguna información de cómo fue su cautiverio, dónde las mantuvieron encerradas o cómo consiguieron sobrevivir. “Quedan muchas preguntas y no vamos a especular”, aseguró ayer en rueda de prensa el subjefe de la Policía de Cleveland, Ed Tomba. Lo único que confirmaron los investigadores es que la menor es hija de Berry, aunque no desvelaron la identidad del padre.


Imágen de satélite: Getmaping /
Berry tenía 16 años cuando, el 16 de abril de 2003, justo un día antes de su 17 cumpleaños, avisó a su hermana de que la iban a llevar a casa de regreso de su trabajo en una hamburguesería. Fue la última noticia que su familia tuvo de ella. Un año después, DeJesus, de 14 años, desapareció cuando regresaba de la escuela. Para entonces, la familia de Knight, llevaba dos años sin saber de ella. La joven fue vista por última vez el 23 de agosto de 2002, cuando salía de casa de su primo. Tenía 20 años. La policía abandonó su búsqueda, convencida de que esta había decidido romper voluntariamente los lazos con su familia, tras perder la custodia de su hijo.
A lo largo de estos últimos 10 años la ausencia de pistas fiables o de señales de vida de las jóvenes, hizo temer lo peor a sus familiares y amigos, hasta que la llamada de Berry les devolvió la ilusión y puso fin a una década de búsqueda infructuosa.
Los presuntos responsables del secuestro, Castro, de 52 años, y sus hermanos, Pedro, de 54, y Oneil, de 50, se encuentran en prisión a la espera de que un juez les lea los cargos. El primero es el único que residía de manera habitual en la vivienda en la que permanecieron cautivas las tres jóvenes y fue identificado por la propia Berry en su llamada al 911. Castro es un antiguo conductor de autobuses escolares que también se dedicaba a tocar el bajo en varias bandas de la ciudad y que solía tocar en un local regentado por el tío de DeJesus.


Amanda M. Berry, a la izquierda, y Georgina L. Dejesus en fotos distribuidas tras su desaparición. / REUTERS
Castro, denunciado pero no procesado por violencia doméstica en 1993, no era un desconocido para las fuerzas de seguridad. De acuerdo con el alcalde de Cleveland, Frank Jackson, había mantenido contacto con la policía en 2000 y 2004, aunque nunca en relación con la desaparición de las jóvenes. Los agentes llegaron a acercarse a la casa en la que las mantenía encerradas en dos ocasiones. La primera fue en respuesta a una llamada del propio Castro, que denunció una pelea en el vecindario, y la segunda, para investigar el abandono de un menor en el autobús que conducía. Las autoridades llamaron a su puerta, pero nadie les respondió.
Berry, DeJesus y Knight fueron trasladadas a un hospital de la localidad en la noche del lunes y ayer por la mañana fueron dadas de alta. Aunque no ha trascendido información sobre su estado de salud, uno de los doctores del centro médico aseguró que todas estaban a salvo y que habían recibido “el tratamiento adecuado a sus condiciones”.
En todo este tiempo, los vecinos de Castro jamás sospecharon que el 2207 de la Avenida Seymour se había convertido en la cárcel de tres adolescentes y una menor, hasta que a las seis de la tarde (hora local) del pasado lunes, comenzaron a escuchar unos gritos desesperados procedentes de la vivienda. Charles Ramsey, un residente de la zona, vio a Berry golpeando la puerta tratando de salir. Ramsey, junto con otros vecinos, trataron de tirar abajo la puerta, al comprobar que eran incapaces, forzaron la compuerta inferior, por la que logró escapar Berry, en su primer paso hacia la libertad. La joven, que ahora tiene 27 años, iba en pijama y con unas alpargatas y sujetaba a la niña de seis años entre sus brazos.


Imagen del perfil de Facebook de Ariel Castro, uno de los presuntos autores del secuestro de las tres jóvenes.
“Berry es la verdadera heroína de esta historia”, reconoció Tomba. La joven parece ser la clave principal para desentrañar todas las dudas que rodean al secuestro, de acuerdo con los investigadores. Pero su colaboración tendrá que esperar. “De momento queremos que pasen un tiempo con sus familias. Lo más importante ahora es su salud física y mental”, aseguró Tomba.
Recomiendalo:

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
© Copyright 2012-2015 PeriodicoMacorix.com All Rights Reserved. Desing by MartinGraphStudio